Última hora del coronavirus: el Covid-19 podría transmitirse por vía fecal

0
191
Un hombre se protege del coronavirus con una mascarilla. Foto: REUTERS

La Comisión Nacional de Sanidad de China ha elevado este jueves la cifra de muertes provocadas por el coronavirus Covid-19 a 2.118 fallecidos, mientras que el número de contagios producidos hasta la fecha ya alcanza los 74.576 infectados. Las autoridades sanitarias del gigante asiático han confirmado 394 nuevos casos y 114 defunciones producidas hasta la medianoche de este miércoles, de las que 108 fueron la provincia de Hubei, donde se encuentra la ciudad de Wuhan, epicentro de la epidemia que mantiene en alerta a medio mundo desde el pasado mes de diciembre.

La situación ha empeorado también en el crucero Diamond Princess. El Gobierno de Japón ha informado de la muerte de dos pasajeros de nacionalidad japonesa que viajaban en la embarcación puesta en cuarentena en el puerto de Yokohama. Los fallecidos eran un hombre y una mujer que sobrepasaban los 80 años, tal y como ha informado la agencia de noticias nipona Kiodo. Las muertes se han registrado mientras los pasajeros del crucero continúan abandonando el navío, con un segundo grupo de pasajeros que este jueves seguirá los pasos de los 443 que ya han dejado el crucero, dando negativo en los test.

La transmisión mediante las heces puede ser la razón que explique por qué la enfermedad se ha propagado con tanta rapidez a bordo. «Este virus tiene muchas vías de contagio, lo que puede explicar parcialmente» su rápida propagación, explicaba el sábado en un informe del Centro para el Control y Prevención de Enfermedades, que apuntaba a una posible ruta fecal-oral. «Esto significa que las partículas fecales pueden contaminar las manos, los alimentos o el agua» y después llegar a la boca, los ojos o las vías respiratorias.

Mientras tanto, un avión de la compañía Sky Up con 72 personas evacuadas desde Wuhan, entre ellos ciudadanos procedentes de varios países latinoamericanos y de España, ha aterrizado en el aeropuerto de Járkov, Ucrania. Después de repostar en el aeropuerto de Kiev, donde un equipo sanitario ha acompañado a los evacuados y ha indicado que todos ellos se encuentran bien, la aeronave fletada por el Gobierno ucraniano ha tomado tierra con 45 ucranianos a bordo y 27 personas más que se encontraban atrapadas en la ciudad china, procedentes de España, Argentina, Noruega o Israel, así como de otros países.

Aunque el epicentro de la infección se encuentra principalmente en Hubei, con un foco puntual en el crucero japonés, el virus afecta ya a una treintena de países. Corea del Sur ha informado este jueves de la primera víctima mortal que ha fallecido en el país, un hombre del condado de Cheongdo, y a su vez ha reportado 53 nuevos casos dentro de sus fronteras, lo que eleva a 104 el número de contagios. El Gobierno surcoreano ha asumido que el virus ha comenzado a expandirse de forma «limitada», por lo que se vigila de cerca la situación en la ciudad de Daegu, donde el alcalde ha pedido a los dos millones y medio de personas que viven en esta localidad que eviten salir a la calle, ordenando el cierre de las bibliotecas públicas y suspendiendo las clases en las escuelas infantiles de la ciudad.

La inmensa mayoría de los casos registrados en Daegu parecen ligados a una mujer de 61 años que podría tratarse de una paciente «supercontagiadora», de acuerdo con las informaciones que ha hecho públicas el Centro Coreano para el Control y la Prevención de Enfermedades (KCDC, por sus siglas en inglés) y que recoge el diario surcoreano ‘Korea Times’. La mujer, que visitó recientemente Cheongdo, pertenece a la iglesia cristiana Shincheonji, donde el pasado domingo se celebró una misa a la que asistieron unos 1.000 feligreses, por lo que se cree que pudo darse un importante foco de infección puesto que al menos 23 de los nuevos contagiados estuvieron presentes en esa ceremonia. A raíz de lo ocurrido, Jung Eun-kyeong, director del KCDC, ha pedido a aquellos que hayan visitado la iglesia de Daegu y el hospital Daenam de Cheongdo, donde falleció la primera víctima mortal surcoreana que permanezcan en sus casas y que llamen al número de emergencia de la entidad si presentan síntomas.

A los casos detectados en Corea del Sur, hay que añadir otros tres casos confirmados fuera de las fronteras chinas, concretamente en Irán, donde este miércoles se anunció el fallecimiento de los dos primeros ciudados iraníes infectados por el coronavirus Covid-19.

Diseccionando la enfermedad

Por segundo día consecutivo, el número diario de pacientes nuevos diagnosticados con la enfermedad que han recibido el alta en centros hospitalarios de China ha superado el de nuevas infecciones confirmadas, según ha explicado Mi Feng, portavoz del Ministerio de Sanidad chino. En la rueda de prensa diaria que las autoridades locales celebran en Pekín para informar de la evolución del nuevo virus, Feng ha señalado que es «obvio» que los tratamientos para paliar la enfermedad están funcionando, y que se puede observar que la «presión está disminuyendo gradualmente» según los datos epidémicos en China de los últimos 16 días, en los que el número de nuevos casos ha descendido de forma continuada.

Para conocer cómo actúa la enfermedad, el Centro Chino para el Control y la Prevención de Enfermedades (CCDC, por sus siglas en inglés) ha publicado el que es, hasta la fecha, el mayor estudio sobre el Covid-19, para el que han investigado más de 40.000 casos confirmados con el objetivo de esclarecer cuáles son las claves de comportamiento del virus. Los autores del estudio han llegado a la conclusión de que afecta de manera leve a casi un 81% de los infectados pues buena parte de los contagiados se encuentran, a priori, fuera de los grupos de riesgo en los que el coronavirus provoca mayores defunciones. La mayoría de los casos de contagio se dan entre la población que tiene de 30 a 79 años, con una tasa de letalidad media del 2,3%.

Las gotas respiratorias y la transmisión por contacto cercano son las principales rutas de la infección por coronavirus, según la última versión del plan de diagnóstico y tratamiento, pero no las únicas. El coronavirus también se puede transmitir cuando alguien estuvo expuesto a altas concentraciones de aerosol en un ambiente relativamente cerrado durante mucho tiempo, así como a través de los sistemas de drenaje. «Si se bloquea un tubo de desagüe, el aire contaminado, o el aerosol que transporta el nuevo coronavirus, puede causar la infección», ha advertido el jefe del equipo nacional de expertos establecido para el control y la prevención de la nueva enfermedad por coronavirus, Zhong Nanshan.

Además, este miércoles se ha conocido que un grupo de investigadores de la Universidad de Texas en Austin y de los Institutos Nacionales de Salud de EEUU han creado el primer mapa a escala atómica en 3D de la parte del nuevo coronavirus que se adhiere e infecta a las células humanas, conocido como proteína ‘espiga’. Este nuevo avance en la investigación podría ser esencial para que los investigadores de todo el mundo puedan desarrollar vacunas y medicamentos antivirales que combatan el virus, y de hecho, el propio equipo que ha llevado a cabo este mapeo, ya trabaja en una vacuna derivada, tal y como recoge la revista ‘Science’.

La metodología de seguimiento de la enfermedad ha vuelto a cambiar después del viraje que ya dio China el pasado 13 de febrero, cuando decidió utilizar las tomografías computarizadas junto con las pruebas de ácido nucleico que ya se realizaban para identificar a nuevos pacientes. De esta manera, el país ha dado marcha atrás en su procedimiento médico para seguir el pulso de la enfermedad y vuelve al escenario anterior, en el que sólo se utilizaban los test de ácido nucleico a la hora de contabilizar el avance del virus. Por el momento, la situación en China parece dar pie al optimismo, ya que la nómina de nuevos infectados ha caído este jueves un 77,5% con respecto al día anterior, lo que supone el número de nuevos positivos más bajo desde hace casi un mes.

China mantiene la incertidumbre

En este intento por frenar la propagación del Covid-2019, el banco central del país ha empezado a tomar medidas algo más drásticas que pueden llegar a suponer la destrucción de dinero en efectivo proveniente de zonas de infección de alto riesgo como hospitales y mercados, según la información recogida por la CNN. Este medio señala además que desde ahora todas las entidades bancarias de China deberán lavar su dinero en efectivo, desinfectarlo con luz ultraviolenta y someterlo a altas temperaturas antes de una cuarentena de 14 días. Después de todo este proceso, podrán volver a introducirlo en el mercado entregándolo a sus clientes.

De acuerdo con el diario hongkonés ‘South China Morning Post’, nuevos casos registrados en la región de Henan han tardado en confirmarse más días de los 14 en que hasta ahora se calculaba el período de incubación, esto es, el tiempo transcurrido entre la exposición al virus y la aparición de los primeros síntomas. Así por ejemplo, la ciudad de Xinyang, en el condado de Xinxian, registró el caso de un paciente con síntomas sospechosos 34 días después de volver de Wuhan. Otras dos personas que mantuvieron contacto con él se infectaron y otras tres se encuentran en cuarentena.

Las autoridades de Hubei han extendido a 24 millones de personas más las restricciones de movimiento. Las nuevas normas supondrán el cierre efectivo de unas 200.000 comunidades rurales. En ellas sólo se habilitará un único punto de entrada y salida, bajo vigilancia, una medida también aplicada en las urbanizaciones residenciales de las ciudades. En cualquier caso, tanto el acceso como la salida estarán limitados: solo los residentes podrán entrar a sus pueblos, mientras que únicamente una persona de cada hogar tendrá permiso para salir de él cada tres días al objeto de comprar los productos imprescindibles.

La escasez de suministros ha dejado escenas esperpénticas en las calles de China como mujeres cubiertas con gorros de baño o perros con la punta de las patas protegida con bolsas de plástico. Otras estampas que se han popularizado a través de redes sociales son incluso más insólitas, como la de una ciudadana que acudió disfrazada de jirafa a realizar unas gestiones a la Universidad Médica del Suroeste, en la provincia de Sichuán o el vídeo de un hombre en el que aparece ataviado con un disfraz de tiranosaurio rex. Hasta de árbol de navidad, como demuestra un cómico vídeo en el que se puede ver a una mujer con apariencia de abeto haciendo gimnasia en los aparatos instalados para tal fin en muchos parques.Algunas de las cuestionables técnicas para protegerse del coronavirus en China.Ciudadanos chinos se ‘protegen’ del coronavirus con disfraces de jirafa o dinosaurio. (EFE)

Más allá de las implicaciones sanitarias (y económicas) de esta infección, el coronavirus de Wuhan está teniendo duros efectos en la sociedad: el Chinatown español, el barrio madrileño de Usera, está viviendo una cuarentena voluntaria, dejando casi todos los negocios asiáticos cerrados. En Australia, esta cuarentena no está siendo voluntaria. «En este momento, muchas empresas familiares y restaurantes muy queridos en todo el país se están hundiendo. A medida que la desinformación sobre el coronavirus se propaga por las redes sociales, los restaurantes y locales asiáticos están pagando el pato, algunos de ellos están incluso perdiendo el 50% de sus ingresos», señalan desde la campaña ‘Comeré contigo’ (‘I will eat with you’), lanzada a través de la plataforma GetUp.

La OMS ha recordado que el Covid-19 es menos mortal que el SARS y MERS. De hecho, el director general de la organización, Tedros Adhanom Ghebreyesus, ha informado de que el 80% de los afectados están leves y se van a recuperar. Además, ha recalcado la importancia de analizar los datos de los pacientes y ha asegurado que China ha publicado este mismo lunes un documento con datos detallados sobre más de 44.000 casos confirmados, lo cual va a permitir comprender «mejor» el rango de edad de las personas afectadas, la gravedad de la enfermedad y la tasa de mortalidad.

Síntomas de la enfermedad

La Organización Mundial de la Salud (OMS), que a finales de enero declaró la emergencia sanitaria internacional, admite que aún «no se sabe lo suficiente sobre el Covid-19 como para sacar conclusiones definitivas sobre cómo se transmite, las características clínicas de la enfermedad o el grado en que se ha propagado», pero se pueden buscar similitudes con otras cepas de coronavirus, que pueden presentarse de diversas formas; desde el resfriado común hasta la neumonía aguda. Si bien no se conoce de forma exacta su comportamiento, los científicos sostienen que no sólo se transmite mediante las secreciones respiratorias, sino además por el contacto físico.

Los signos comunes de infección incluyen fiebre, tos y dificultades para respirar. En casos más graves, la infección puede causar neumonía, síndrome respiratorio agudo severo, insuficiencia renal e incluso la muerte. Las recomendaciones habituales para prevenir la propagación de infecciones incluyen lavarse las manos regularmente, cubrirse la boca y la nariz al toser y estornudar, cocinar bien la carne y los huevos, así como evitar el contacto con cualquier persona que presente síntomas de enfermedades respiratorias, como tos y estornudos.

Teniendo en cuenta las circunstancias especiales de esta infección, el mejor remedio es prevenir. La Sociedad Española de Medicina Preventiva, Salud Pública e Higiene (SEMPSPH) ha recordado que ante la posibilidad de que se pueda transmitir a través de los alimentos, las autoridades sanitarias de las zonas afectadas deben restringir el consumo de carne u otros productos que no estén adecuadamente cocinados. Además, los viajeros que hayan acudido recientemente a la zona y las personas que hayan estado en contacto con algunos de ellos pueden llevar a cabo algunas medidas por sus propios medios:

Evitar el contacto cercano con personas afectadas por infecciones respiratorias.Lavarse las manos de forma frecuente, especialmente antes y después del contacto directo con personas enfermas y sus entornos.Mantener una distancia de un metro entre personas (aproximadamente).Cubrirse la boca y la nariz con el antebrazo o pañuelos desechables al toser o estornudar y lavarse las manos después.Evitar el contacto cercano con animales vivos o muertos y sus secreciones.Evitar consumir productos de origen animal (evitar carne o alimentos poco cocinados o crudos).

Investigadores especializados en enfermedades infecciosas de la Universidad de Texas en Austin (Estados Unidos) y otras instituciones de Hong Kong, China y Francia han llegado a la conclusión de que es «muy probable» que el coronavirus Covid-19 se propagara más allá de Wuhan y otras ciudades antes de que las autoridades chinas pudieran activar las medidas de cuarentena. Al menos 128 urbes fuera de la zona de cuarentena, incluidas las que no se han notificado casos hasta la fecha, tienen un riesgo de exposición «mayor que el habitual». En el mismo país, expertos del Hospital Mount Sinai en Nueva York (Estados Unidos) han descrito a través de imágenes de una tomografía computarizada (TC) de tórax las características afectadas en los pulmones de los pacientes, lo cual puede ser clave para controlar el brote.

Especialistas respiratorios del Hospital Tongji con sede en Wuhan han descubierto que el aumento de dos tipos de citocinas séricas puede advertir que los pacientes infectados con el nuevo coronavirus se conviertan en neumonía grave. Los síntomas clínicos de algunos pacientes con nueva enfermedad por coronavirus muestran que su enfermedad se deteriora después de ser hospitalizada de una a dos semanas, causando la llamada ‘tormenta de citoquinas’, que es una reacción exagerada del sistema inmunológico del cuerpo. Por lo tanto, es importante encontrar formas de predecir o detectar tempranamente la «tormenta de citoquinas».

Aunque las restricciones de viaje se utilizan para detener la propagación de enfermedades infecciosas, un nuevo estudio de la Universidad de Washington y la Universidad Johns Hopkins (Estados Unidos) ha concluido que su efectividad para prevenir la expansión de virus y su contagio es «mayormente desconocida». «Algunas de las evidencias científicas sugieren que la prohibición de viajar puede retrasar la llegada de una enfermedad infecciosa a un país durante días o semanas. Sin embargo, hay muy pocas pruebas de que eliminen el riesgo de que la enfermedad cruce las fronteras a largo plazo», explica Nicole Errett, autora principal de este trabajo.

Pese a que se conocen dos casos de recién nacidos infectados al nacer, actualmente no hay evidencia de que la nueva enfermedad cause resultados adversos graves en los bebés o que pueda transmitirse al niño mientras está en el útero, según un pequeño estudio observacional de mujeres de Wuhan, China, que fueron atendidas en el tercer trimestre del embarazo y tenía neumonía causada por Covid-19. Los autores advierten que sus hallazgos se basan en un número limitado de casos, durante un corto período de tiempo y sólo incluyeron mujeres que llegaron al final del embarazo y dieron a luz por cesárea.

Con información de El Confidencial


DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí