¿Para qué sirven los sueños?

0
62
Imagen archivo de Mujer soñando. Foto: Getty Images / Yulka Popkova

El sueño es un proceso fisiológico activo del cerebro necesario para restablecer las funciones psicológicas y físicas para un correcto funcionamiento del mismo. La recomendación de la Organización Mundial de la Salud a este respecto es que los adultos duerman entre siete y ocho horas.

El proceso de dormir implica distinta actividad eléctrica cerebral, cambios en frecuencia cardíaca o respiratoria y actividad muscular. Y, cuando las personas duermen, pueden soñar con historias estructuradas y argumentos sólidos o con pequeños fragmentos desordenados.

“El sueño se puede dividir en noREM, con sus distintas fases, y sueño REM (Rapid Eye Movements, por sus siglas en inglés)”, explica en una entrevista con Infosalus el neurólogo del Hospital Vithas La Salud (Granada), el doctor Javier Pelegrina, que agrega que, como su nombre indica, esta segunda fase se caracteriza por los movimientos rápidos de los ojos junto a una ausencia de tono muscular.

En este contexto, el doctor Pelegrina puntualiza que es durante el sueño REM donde se producen los sueños bien estructurados y con argumento determinado, además de una alta actividad cerebral.

“Los sueños se producen en la fase REM del sueño, también llamada sueño paradójico, ya que durante esta fase se alcanza una alta actividad cerebral, similar a la de la vigilia”, comenta el experto. Esta fase suele alcanzarse a los 90 minutos del inicio del sueño.

Además, “dura entre 10 y 20 minutos en cada ciclo, ya que mientras dormimos pasamos por las fases de sueño noREM y por el sueño REM durante entre cuatro y seis ocasiones de ciclo”, continúa el neurólogo del Hospital Vithas La Salud. El sueño REM ocupa el 25 por ciento de nuestro sueño, según el experto.

En referencia a su utilidad, el doctor Pelegrina recuerda que “hay distintas teorías dadas por psicólogos” a este respecto, pero que, “los sueños, generalmente, sirven para consolidar lo aprendido durante el estado de vigilia”.

DE QUÉ DEPENDE QUE SE RECUERDEN

Los sueños no siempre se recuerdan. De hecho, es posible que se recuerden unos minutos y luego se olviden. El recordar los sueños depende de la sincronización de varias partes del cerebro.

“El recordar los sueños depende de que se active e forma sincronizada el córtex prefrontal con el hipocampo, que se es la que se encarga de la memoria, y esto es difícil que suceda durante la fase REM del sueño, que es cuando soñamos”, detalla el doctor Pelegrina.

No obstante, que sea difícil no significa que no suceda. “En ocasiones nos podemos despertar en plena fase REM, siendo capaces de recordar los sueños por no haberse eliminado aún”, confirma el experto, aunque es posible que “sólo los recordemos durante unos minutos y luego se nos olviden”.


DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí