Nuestra Señora del Pilar conmemora su día este 12 de octubre

0
68
Imagen de la Virgen del Pilar en la Basílica del Pilar de la ciudad de Zaragoza, España. Foto: Archivo / Heraldo

La Virgen del Pilar se manifestó en Zaragoza, España, al Apóstol Santiago, sobre una columna o pilar, mientras ella vivía en Tierra Santa. De allí surge advocación de Nuestra Señora del Pilar que se celebra cada 12 de octubre.

Después de la aparición, San Santiago y sus discípulos comenzaron a construir una capilla, donde estaba la columna, y le dieron el nombre de “Santa María del Pilar”. Lo que se convirtió en el primer templo del mundo dedicado a la Virgen María.

San Juan Pablo II, en 1984, reconoció a la Virgen del Pilar como “Patrona de la Hispanidad”.

Historia de la Virgen del Pilar

Cuando los apóstoles predicaban el evangelio 40 años Antes de Cristo el Apóstol Santiago el Mayor, hermano de San Juan e hijo de Zebedeo, predicaba en España.

Aquellas tierras no habían recibido el evangelio, por lo que se encontraban atadas al paganismo. Santiago obtuvo la bendición de la Santísima Virgen para su misión.

Los documentos dicen textualmente que Santiago, “pasando por Asturias, llegó con sus nuevos discípulos a través de Galicia y de Castilla, hasta Aragón, el territorio que se llamaba Celtiberia, donde está situada la ciudad de Zaragoza, en las riberas del Ebro. Allí predicó Santiago muchos días y, entre los muchos convertidos eligió como acompañantes a ocho hombres, con los cuales trataba de día del reino de Dios, y por la noche, recorría las riberas para tomar algún descanso”.

En la noche del 2 de enero del año 40, Santiago se encontraba con sus discípulos junto al río Ebro cuando “oyó voces de ángeles que cantaban Ave, María, gratia plena y vio aparecer a la Virgen Madre de Cristo, de pie sobre un pilar de mármol”. La Santísima Virgen, que aún vivía en carne mortal, le pidió al Apóstol que se le construyera allí una iglesia, con el altar en torno al pilar donde estaba de pie y prometió que “permanecerá este sitio hasta el fin de los tiempos para que la virtud de Dios obre portentos y maravillas por mi intercesión con aquellos que en sus necesidades imploren mi patrocinio”.

Desapareció la Virgen y quedó ahí el pilar. El Apóstol Santiago y los ocho testigos del prodigio comenzaron inmediatamente a edificar una iglesia

En aquel sitio y, con el concurso de los conversos, la obra se puso en marcha con rapidez. Pero antes que estuviese terminada la Iglesia, Santiago ordenó presbítero a uno de sus discípulos para servicio de la misma, la consagró y le dio el título de Santa María del Pilar, antes de regresarse a Judea. Esta fue la primera iglesia dedicada en honor a la Virgen Santísima.

Muchos historiadores e investigadores defienden esta tradición y aducen que hay una serie de monumentos y testimonios que demuestran la existencia de una iglesia dedicada a la Virgen de Zaragoza.

No se puede olvidar la importancia que tuvo aumentar la devoción a la Virgen del Pilar, en la guerra civil de 1936-1939.

Las tres bombas que cayeron sobre el templo no estallaron y muchos vieron en este hecho un signo de la especial protección de la Virgen sobre las tropas nacionalistas. De toda España acudían peregrinos a pie a dar gracias a la Virgen por haberlos librado de los peligros de la guerra.

Basílica de la Virgen del Pilar

La Basílica de la Virgen del Pilar es la más extraordinaria que tiene España como prueba de una profunda devoción por la Virgen María.

Esa gran basílica mariana con once cúpulas y cuatro campanarios es famosa en el mundo entero, pues en el año 40 Antes de Cristo, se apareció ahí la Madre de Dios al Apóstol Santiago.

Imagen de la Virgen del Pilar. Foto: Javier Pardos

La Virgen vino mientras aún vivía en la tierra, es decir apareció en carne mortal.

Desde entonces, a través de los siglos, ha mostrado su protección especial con repetidas gracias, milagros y portentos, ganándose la piedad de los españoles, que le tributan culto con gran devoción.

La devoción de los Araureños por Virgen del Pilar

Como la villa de San Carlos de Austria quedaba a más de veinte leguas del punto donde querían asentarse los misioneros de la zona escogida, la Villa de Nuestra Señora del Pilar de Zaragoza de Araure surge a consecuencia de la necesidad que tenían de proveerse de escoltas para que los acompañaran en sus desplazamientos y en sus recorridos evangelizadores.

Durante un viaje que hace a España, el misionero capuchino, fray Ildefonso de Zaragoza en 1692, presentó al rey un memorial y solicitud para fundar una villa que diera resguardo y sostén a los diferentes pueblos indígenas que se asentaban en aquella extensa región llanera. Después de que el Consejo de Indias estudiara el caso, informó favorablemente y por Real Cédula expedida el 15 de junio de 1692, el rey dispuso que de acuerdo con el gobernador de la Provincia de Caracas, el obispo y el Prefecto de las Misiones, resolvieran lo conveniente a la petición de fray Ildefonso.

Con información de Panorama


DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí