Nuevo circo, Nuevo circo

0
175

La delicada situación política del país y la capacidad aparentemente inagotable de nuestros líderes políticos de seguir haciendo shows de esos que sólo sirven para vender humo al pueblo y distraer la mirada de lo realmente importante y necesario pareciera no tener límites; a diario los venezolanos estamos sometidos a un bombardeo de informaciones que no comunican nada, de mentiras que suenan como a verdad, de verdades a medias y sobre todo de medios y redes que no están casados con la verdad sino que prefieren ser amantes del reality que es la política actual en Venezuela.

 Igual que en una función circense, donde se pasa de un acto a otro sin que estos tengan algún tipo de conexión, se están gestando los procesos sociopolíticos en la nación, así pues, gobierno y oposición pasan del proceso de dialogo y reconciliación nacional a la dialéctica de la confrontación y del odio; es solo cuestión de minutos para salir de la búsqueda de soluciones con apoyo internacional de países neutrales y democráticos como Noruega para pasar al conflicto bélico internacional “apadrinados” por nada más y nada menos que EEUU y Rusia, que según los propiciadores de esta vendetta no tienen otro interés que el de “ayudar” al pueblo venezolano.

Y como en todo circo respetable, no pueden faltar los payasos; paradójicamente los que están en escena en nuestra realidad no causan para nada gracia, pero si mucha desgracia, improperios van y vienen, acusaciones de todo tipo, promesas y más promesas de arreglar todo con fórmulas mágicas, planes, motores, misiones, el mantra de los tres pasos para salir del gobierno y por su puesto la perenne sentada y parada de la mesa de dialogo por las razones más irracionales que se nos puedan ocurrir.

Para cerrar el acto y después de tanta fanfarria, palabrería absurda, acusaciones que van y vienen, reabrieron la novela de la Asamblea Nacional, sí,  la misma que prometió solucionar todo en seis meses, la que según el gobierno está en desacato pero sigue sesionando, a la que le inventaron la figura paralela de la ANC que hizo cualquier cosa menos formular un proyecto de ley o reformular la constitución, la que según el TSJ, el CNE es nula de toda nulidad por lo cual sus anteproyectos no tienen validez; ahora se reincorpora el gobierno a ¿darle validez?, lo dudo, y me permito ser poco optimista tomando en cuenta que los actores no cambian y que ese “sketch” ya lo hemos visto muchas veces.

Sin embargo, la función debe continuar y como todo circo respetable está por encima de la individualidad de sus artistas, no es nada difícil para un país con tanta diversidad y gracia, con el corazón hinchado de tanta gente “Chévere” que ama y sueña un mejor porvenir, replantearnos una nueva escena con nuevos protagonistas que no tengan que ver nada con estos que hasta ahora se disputan a expensas del sufrimiento de la mayoría el poder que representa estar en el coroto; no sólo somos ricos en recursos minerales y naturales, nuestra mayor fortuna es la valía del recurso humano que en todos los ámbitos ha contribuido a la otrora gloria y prosperidad de nuestra patria.

¿Por qué no animarnos a cambiar de fondo las estructuras de nuestra política, con nuevos rostros, nuevos proyectos, que sumen sin importar el color del partido, ni la ideología que oriente su pensar?, los grandes acontecimientos comienzan con pasos sencillos; no en vano nos llamaron la “Tierra de gracia”, sólo es cuestión de unir voluntades y echar de una vez y para siempre a los que intentan hundirnos en la miseria moral y ciudadana; cuestión que al final podamos cantar con alegría y sin nostalgia el estribillo del pasodoble del maestro Billo: “Y cantar con toda el alma, Nuevo circo de colores (bis)…” (…Sin Juanguaidito, ni Madurin, delcita, tiby, ni Allupillín…).

Richard Rico
[email protected]


DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí