Cardenal Porras denunció la grave situación de Venezuela y pidió no politizar la ayuda humanitaria

0
95
Trabajadores de la Cruz Roja entregan kits de purificación de agua a un grupo de personas este miércoles, en Caracas (Venezuela). La ayuda humanitaria que ingresó a Venezuela la Cruz Roja Internacional comenzó a llegar de forma tímida a los hospitales de la nación caribeña este miércoles, en medio de promesas de una mayor cobertura en las próximas semanas. Foto: EFE / Miguel Gutiérrez

La Iglesia católica de Venezuela pidió este jueves abstenerse de buscar réditos políticos en la ayuda humanitaria que la Cruz Roja distribuye en el país y abogó por una “democracia plena”.

“Que todo lo que está en torno a la ayuda humanitaria sea de verdad para cumplir su cometido. No es dádiva de nadie, sino que es necesidad de nuestro pueblo”, dijo el cardenal Baltazar Porras a periodistas durante la celebración del jueves santo en la catedral de Caracas.

Porras, duro crítico de  Nicolás Maduro, denunció la “grave situación” de Venezuela por la “carencia” de comida y medicamentos, los apagones y los problemas de seguridad, que, sostuvo, son aún más profundos en el interior del país.

“Solo se construye la felicidad en auténtica democracia”, subrayó el prelado, quien llamó a un entendimiento “sin distinción política” en medio de la pugna de poder entre Maduro y el opositor Juan Guaidó, reconocido como mandatario interino por más de 50 países.

Porras ya se había referido el miércoles a la asistencia de la Cruz Roja, cuyo primer cargamento de medicinas, suministros hospitalarios y plantas eléctricas llegó el martes luego de que Maduro aprobara su ingreso.

“Lo importante no es quién la da, sino quién la recibe”, aseveró el jerarca de la Iglesia venezolana, que acusa a Maduro de encabezar un “gobierno de facto” y de generar “ingobernabilidad”.

Maduro acusa a la cúpula eclesiástica de actuar como un partido político, pero marca una diferencia con el papa Francisco, que en el pasado apoyó diálogos entre el gobierno y la oposición para resolver la crisis política.

Aunque la Cruz Roja venezolana también pidió no “politizar” la ayuda, Maduro reivindica que ésta llegó tras un acuerdo entre su gobierno y el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR).

Por su parte, Guaidó afirmó que su ingreso fue fruto de la presión contra la “dictadura” y el “reconocimiento del fracaso” del régimen chavista. Un segundo envío arribará el 8 de mayo.

Porras manifestó, asimismo, que la Iglesia sigue dispuesta a apoyar un acercamiento entre el régimen y la oposición, si bien ha dicho que Maduro utilizó en el pasado esos esfuerzos para “ganar tiempo”.

“El Papa siempre lo ha señalado y nosotros también estamos siempre dispuestos a tender puentes, puesto que esa es la función primordial que como Iglesia tenemos, sin ningún tipo de distinción”, dijo.


DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí