El coronavirus se ensaña con América Latina mientras Italia reabre sus fronteras

0
61
Viajeros con mascarillas en un pasillo del aeropuerto de Fiumicino, en Roma, el 3 de junio de 2020, día de la reapertura de aeropuertos y fronteras. Foto:

El coronavirus se ensaña con América Latina, con Brasil a la cabeza, y le da un respiro a Europa, donde Italia reabrió este miércoles sus fronteras a los ciudadanos del continente, un paso hacia la normalidad tras el vendaval sanitario y económico de la pandemia.

La situación es muy preocupante en América Latina, donde se registran más de 1,1 millones de contagios y unos 55.000 fallecidos.

En los próximos días, Brasil podría superar en número de muertes a Italia, el tercer país con más fallecidos por covid-19.

El país de 210 millones de habitantes es el más castigado en la región con unos 555.000 casos y más de 31.000 decesos. Y al igual que en el resto del mundo, la epidemia ha golpeado con fuerza su economía: la producción industrial brasileña se desplomó un 18,8% en abril a causa de la crisis.

Ante ese desastre económico, el estado de Sao Paulo reanudó actividades de ventas en centros comerciales, y Río de Janeiro permitió ya ir a lugares de culto y practicar deportes acuáticos.

En Bahía (noreste), sin embargo, el gobernador impuso desde este miércoles un toque de queda nocturno en 19 municipios del sur del estado para frenar la propagación del coronavirus.

“Si no actuamos, podríamos ver una explosión de casos y una explosión en la demanda de camas en unidades de cuidados intensivos, que no podremos atender”, dijo el gobernador, Rui Costa.

La alternativa, dijo, es “un gran número de muertes” en Bahía, que ya suma más de 21.000 casos y 700 decesos.

Una vacuna para la covid-19 desarrollada por la Universidad de Oxford y la farmacéutica AstraZeneca será probada en junio con 2.000 voluntarios brasileños.

Otro país que intenta avanzar hacia el desconfinamiento ante el desastre económico es Venezuela, donde abrieron sus puertas bancos y negocios privados.

Automovilistas y motoristas cruzan la frontera entre Francia e Italia cerca de la localidad gala de Menton, el 3 de junio de 2020 en la Costa Azul. Foto: AFP / Valery Hache

En Ecuador, Quito también empezó lentamente el regreso a la normalidad, tras once semanas de confinamiento.

En Estados Unidos, expertos temen que la ola de protestas iniciada tras la muerte de un ciudadano negro a manos de un policía blanco provoque un repunte de los contagios. El país es el más afectado del mundo en términos absolutos con más de 106.180 fallecidos y 1,84 millones de casos.

Debate por la hidroxicloroquina

En el terreno científico, la polémica volvió a surgir con el anuncio de la Organización Mundial de la Salud (OMS) de que los ensayos clínicos del fármaco hidroxicloroquina se reanudarán, tras haber sido suspendidos para efectuar una revisión de seguridad.

Ese fármaco, derivado de la cloroquina, es objeto de un enconado debate entre los médicos que lo utilizan y que aseguran que ayuda a mejorar el estado de salud de los infectados, y los que señalan que puede tener efectos secundarios graves.

La prestigiosa revista médica The Lancet, que había publicado un estudio de dimensiones mundiales que desaconsejaba el uso del fármaco. se vio obligada a tomar distancias y admitió que deberá revisarlo, ya que el informe plantea “serias cuestiones científicas”.

La pandemia ha causado más de 382.000 muertos y ha contagiado a cerca de 6,5 millones de personas en el mundo, según un recuento de la AFP hasta este miércoles.

Pero en Europa, los países van dejando atrás lo peor. Italia, primer epicentro de la pandemia en el continente, permite a sus ciudadanos desplazarse libremente entre regiones desde este miércoles y ha reanudado los vuelos internacionales en al menos tres ciudades importantes: Roma, Milán y Nápoles.

“El país está volviendo a la vida”, expresó el ministro de Asuntos Regionales, Francesco Boccia.

Italia pide ahora a los demás países de la región que abran también sus fronteras, una cuestión que aún están debatiendo los gobiernos.

Alemania anunció que pondrá fin a partir del 15 de junio a las restricciones para los viajes turísticos en Europa.

España, con casi 28.000 muertos, levantará la cuarentena para los extranjeros el 1 de julio, y Reino Unido, el más enlutado de Europa con unas 40.000 muertes, se plantea recibir turistas de algunos países considerados como seguros.

Rusia también avanza hacia la normalidad y ya convocó a un referendo constitucional para el 1 de julio, aunque siguen los temores a un rebrote. En Irán, por ejemplo, hay un nuevo pico de la pandemia.

Polémicas por la gestión de la crisis

La gestión de la pandemia y de la crisis económica sin precedentes que ha desatado sigue generando polémicas en Europa.

El gobierno español logró la aprobación de la que será su última prolongación del estado de alarma, hasta el 21 de junio, tras un duro debate en el parlamento.

“No ha sido capaz de salvar vidas, ni ha defendido la economía, ha dejado atrás a miles de personas”, le reprochó al gobierno Pablo Casado, líder del opositor Partido Popular (conservador).

Por su parte, el principal responsable de la política de lucha contra el coronavirus en Suecia, el epidemiólogo Anders Tegnell, reconoció que quizás se podría haber adoptado una política más estricta en el país.

Suecia no impuso un confinamiento a su población, y hasta ahora ha contabilizado cerca de 4.500 muertos.


DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí