“PAUSA”, el nuevo sencillo de Ricky Martin

El artista presenta su nuevo trabajo, ‘Pausa’, muy marcado por la ansiedad que sufrió tras el confinamiento y que cuenta con colaboraciones de lujo como Sting o Diego el Cigala

0
77
EFE

El cantante, actor y escritor, Ricky Martin sorprendió este jueves a sus millones de seguidores al lanzar sin previo anuncio un EP titulado “PAUSA” en todas las plataformas digitales, en el que colabora junto a artistas como Sting, Bad Bunny o Diego “El Cigala”, entre otros.

Un EP que va más allá de la música, con un concepto introspectivo sin perder su esencia latina y que llega al final del trayecto habiendo pasado fuertes turbulencias. La más evidente es la que azota al planeta desde hace meses. Una pandemia a causa de la Covid-19 que ha tenido efectos secundarios muy duros, también en la salud mental de las personas.

Y ahí es donde emerge con fuerza el artista puertorriqueño de 48 años, que se ha abrazado a la música más fuerte que nunca para superar la ansiedad que está suponiendo para él el confinamiento con sus correspondientes miedos e incertidumbres. Tanto es así, que el cantante ha cambiado en el último momento el título de un álbum que iba a llamarse Movimiento y que saldrá transformado con el nombre de Pausa. Un reposo obligado que él aprovecha para romper clichés y dar a conocer sus nuevas canciones con colaboraciones de lujo.

Pero para poder sacar nueva música, Martin tuvo que superar un obstáculo con el que muchas personas se sentirán identificadas: las secuelas mentales del encierro. “Desde los 12 años que estoy sobre un escenario, no concibo mi vida sin ello”, explicó el cantante telamáticamente hace dos días en un encuentro con un grupo reducido de prensa entre la que se encontraba este medio. Es por ello que el confinamiento le afectó tanto, especialmente durante las dos primeras semanas, cuando revela que sufrió mucha ansiedad.

Hace unos días, se expresó en la misma línea en sus redes sociales: “Me sentí paralizado. El duelo fue intenso. Estaba pasando por todas las fases: negación, ira, tristeza, aceptación, y luego regresé a la negación en una hora. Las cosas iban a ser diferentes y no podía hacer nada para evitarlo”.

El puertorriqueño, que asegura que tiene dos versiones de cada uno de los temas, ha trabajado muchísimo la producción para lograr un sonido distinto: “Quería salir de mi zona de confort”, aseguró. El resultado es una colección de seis canciones con sonoridades más hipnóticas, con presencia de coros y percusión, creando un ambiente chill, como en la canción Simple, o dos esencias fusionadas en un solo tema como con Quiéreme. También hay medios tiempos como en las canciones Tiburones, o sonoridades más bailables en Cae de una, con efecto tribal y protagonismo de la percusión, o algo más urbano como en Cántale, donde combina la esencia más reguetonera y los vientos (trombón) con algo de rap.

Con información La Vanguardia


DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí