Trump y 17 estados piden a la Corte Suprema que escuche el desafío electoral liderado por Texas

105
Cientos se reunieron para un mitin Defend Our President celebrado en el recinto ferial del condado de Montgomery en Conroe, el sábado 7 de noviembre de 2020. Funcionarios electos como el representante de los EE. UU. Kevin Brady y el representante estatal Steve Toth hablaron con los asistentes pidiendo contribuciones a las leyes legales del presidente Trump. defensa. Foto: Gustavo Huerta / AP

El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump y 17 estados liderados por republicanos dieron su apoyo el miércoles a una demanda de la Corte Suprema presentada por el estado de Texas que busca anular las victorias del demócrata Joseph R. Biden en cuatro estados indecisos, mientras que el presidente también instó a los republicanos del Congreso a sumarse a la última denuncia contra el fraude electoral.

“Este es el más importante”, dijo Trump en un tuit mientras su equipo legal presentaba una moción para unirse al caso. “¡Nuestro País necesita una victoria! ¿Cómo se puede tener una presidencia cuando una gran mayoría piensa que las elecciones fueron amañadas?”.

También se instaba a los republicanos del Congreso a firmar el caso de Texas en un escrito de “amigo de la corte”. El presidente llamó al representante Mike Johnson, republicano de Luisiana, para agradecerle por reclutar colegas republicanos para apoyar lo que Trump llamó “very strong lawsuit” (una demanda “muy fuerte”).

“Me pidió específicamente que me pusiera en contacto hoy con todos los miembros republicanos de la Cámara y el Senado, y que solicite que todos se unan a nuestro informe”, dijo Johnson a los colegas republicanos de la Cámara en un correo electrónico. “Dijo que estará esperando ansiosamente la lista final para revisar”.

Texas se unió al caso el miércoles con Alabama, Arkansas, Florida, Indiana, Kansas, Luisiana, Misisipi, Misuri, Montana, Nebraska, Dakota del Norte, Oklahoma, Carolina del Sur, Dakota del Sur, Tennessee, Utah y Virginia Occidental.

Argumentaron en un escrito que los cambios en los procedimientos de votación de Georgia, Michigan, Pensilvania y Wisconsin, todos los cuales fueron ganados por el Sr. Biden , “socavaron la libertad de todos los estadounidenses”, incluidos los votantes de otros estados.