Muere Sean Connery, el mejor James Bond a ratos y un gran actor siempre

El célebre actor británico es recordado por películas como 'Indiana Jones' y 'El nombre de la rosa'.

0
49
Foto: Gentileza

El legendario actor británico Sean Connery, conocido sobre todo por sus interpretaciones de James Bond, murió a los 90 años, según informó este sábado su familia a la BBC.

Nacido en Edimbugo (Escocia), en 1930, Connery fue galardonado con los premios más importantes a los que pueda aspirar un actor. Ganó un Óscar, dos premios BAFTA (uno de ellos un BAFTA Academy Fellowship Award) y tres premios Globo de Oro.

Si bien, participó en decenas de películas, el papel que lo hizo mundialmente famoso fue sin duda el de James Bond, que encarnó en siete películas entre 1962 y 1983.

Su prolífica carrera lo llevó a actuar en cintas como Marnie, Robin y Marian, The League of Extraordinary Gentlemen, Indiana Jones y la última cruzada, La caza del Octubre Rojo, El hombre que pudo reinar, El nombre de la Rosa, Highlander, Asesinato en el Orient Express, Dragonheart: corazón de dragón y La Roca.

Del deporte al cine

De niño Sean Connery bajo de estatura, lo que hacía que nadie se fijara mucho en él, cambió en su adolescencia cuando llegó a los 1,88 metros, época en la que empezó a pensar en la actuación y que lo llevó, incluso, a declinar un contrato en el Manchester United porque su vida deportiva sería corta, mientras que como actor podría trascender.

Y lo logró. El pasado 25 de agosto el carismático actor escocés cumplió 90 años alejado del cine, pero con una extensa carrera, aunque siempre se le recordará por haber sido el primero en dar vida a James Bond, un papel que en la década de los años 60 lo llevó a conquistar la fama.

Tras estrenar La liga de los hombres extraordinarios en 2003, abandonó la gran pantalla y desde entonces residía en Las Bahamas.

Con más de 60 títulos a sus espaldas, el escocés protagonizó sobre el agente secreto más famoso del cine: Agente 007 contra el Dr. No (1962), De Rusia con amor (1963), James Bond contra Goldfinger (1964), Operación Trueno (1965), 007: Sólo se vive dos veces (1967) y Diamantes para la eternidad (1971).

Pero fue con Diamantes para la eternidad que Connery retomó su papel, tras un corto relevo del actor George Lazenby en Al servicio secreto de su majestad (1969) y con esos ‘diamantes’ batió un récord Guinness: ser el actor mejor pagado por un solo filme.

El escocés -que nació en un hogar humilde de Edimburgo- cobró unos 40 millones de dólares, una suma que donó enteramente a su fundación, Scottish International Educational Trust, que apoya la educación de niños con pocos recursos.

Pasaría más de una década, hasta que en 1983 aceptara de nuevo interpretar al agente del MI6, creado por el escritor Ian Fleming, en Nunca digas nunca jamás.

Su carrera continuó imparable hasta que en 1987 su papel en Los intocables le valió el Óscar al mejor actor de reparto al que se sumaron dos Baftas y tres Globos de Oro.

También participó en títulos como Asesinato en el Oriente Express (1974), El nombre de la rosa (1986), Indiana Jones y la última cruzada (1989) y Los vengadores (1998). Extraordinariamente, en 2012, puso voz al protagonista del filme de animación Sir Billi.

Ferviente activista de la independencia de Escocia

El intérprete siempre mostró públicamente su apoyo social y financiero al Partido Nacionalista Escocés (SNP), defensor de la independencia de Escocia, y cuando fue nombrado caballero por la reina Isabel II en el año 2000, acudió ataviado con la tradicional falda escocesa.

Thomas Sean Connery nació en el barrio edimburgués de Fountainbridge, un origen que siempre tuvo presente y que le llevó a bautizar a su productora como Fountainbridge Films.

Hijo de una mujer dedicada al aseo y de un conductor de camiones, Connery no lo tuvo fácil para empezar en el mundo de la interpretación, pues debió abandonar la escuela a una edad temprana y para dedicarse a hacer diversos trabajos, el primero de ellos como repartidor de leche.

Sirvió un tiempo como soldado en la Royal Navy, de ahí pasó a ser conductor, socorrista, modelo de desnudos para los alumnos de la Escuela de Arte de Edimburgo y hasta ayudó a hacer ataúdes, encargándose de pulirlos.

Connery participó en numerosas obras de teatro, películas y series hasta que su perseverancia se vio recompensada con la propuesta de encarnar a James Bond.

‘El hombre vivo más sexy’

Carismático y de fuerte personalidad, en 1989, cuando tenía casi 60 años, la revista People Magazine le nombró el ‘hombre vivo más sexy’, lo que se tomó con humor: «Bueno, no hay muchos hombres muertos sexis, ¿no?», comentó.

Sean Connery como James Bond. Foto: Ronald Grant

Su vida tampoco estuvo ausente de polémicas como cuando en los sesenta afirmó en una entrevista con la revista Playboy que veía bien pegar a las mujeres «si todas las demás alternativas fallan y ha habido muchas advertencias», unas declaraciones que posteriormente repitió.

Se casó dos veces. Su primer matrimonio fue con la actriz australiana Diane Cilento, con quien tuvo a su único hijo, Jason, y de la que se divorció en 1973. Luego contrajo matrimonio con su actual pareja, la artista francesa Micheline Roquebrune.

En 1999, después de que Connery vendiera su finca de Marbella, él y Roquebrune fueron investigados bajo la sospecha de haber defraudado a la Hacienda española unos 5,5 millones de libras (6,1 millones de euros), un caso por el que el intérprete, al contrario que su esposa, no fue procesado.

Con información de EFE y AFP


Dejar respuesta

¡Por favor ingrese su comentario!
Ingrese su nombre aquí