Inicio Estilo de Vida Hogar y Jardín Los ocho colores más relajantes para dormitorios

Los ocho colores más relajantes para dormitorios

23

Elegir los colores idóneos para cada espacio de la casa tiene su importancia, porque los colores contribuyen a crear distintos ambientes e influyen en nuestras sensaciones y en el estado de ánimo. Optar por tonalidades suaves, que inviten al descanso, es especialmente importante en los dormitorios y entre ellas tienes para elegir colores para todos los gustos que se adaptan perfectamente a los distintos estilos decorativos.

Por eso te daré una lista llena de buenas ideas para que elijas los colores más relajantes para dormitorios, ya sean para cuartos matrimoniales, juveniles o para niños; así, la tonalidad de las paredes de tu habitación, o la de los miembros de tu familia, facilitará el descanso y el sueño de todos.

Azules

Sin duda, entre los colores más relajantes para dormitorios de adultos o niños, la gama de los azules ocupa el primer puesto. El azul, en todas sus tonalidades, evoca al mar, al cielo abierto y despejado y, en general, a entornos tranquilos, por lo que, siempre es acertado en un dormitorio.

En un celeste suave puede resultar perfecto como color predominante en el cuarto de los más pequeños y en un azul más intenso, incluso azul noche, también llamado azul petróleo, combinándolo con otros tonos más suaves, como beiges, blancos marfil, conseguirá crear un espacio tan elegante como acogedor y relajante.

Blanco

El blanco es un color neutro que aporta luminosidad a cualquier habitación. Es especialmente aconsejable en dormitorios pequeños o interiores. Ayuda a desconectar y a crear un ambiente tranquilo. Para que no resulte demasiado ‘frío’ o monótono, es aconsejable que su combinación con tonos cálidos.

Por otra parte, el blanco es uno de los colores relajantes para dormitorios matrimoniales con el que puedes, por ejemplo, pintar el techo y la mitad superior de la pared en blanco y la mitad inferior en azules o verdes, con una bonita cenefa divisoria entre ambas mitades.

Otra opción es elegir el blanco como único color pero, en estos casos, es mejor optar por un blanco marfil o hueso, sobre el que puedes colocar unos cabeceros en tonalidades más vivas.

Verdes

Los verdes destacan también entre los colores más relajantes para dormitorios juveniles o adultos, porque siempre aportan frescura y la sensación de paz que transmite la propia naturaleza. Los verdes más suaves, como el verde manzana o el súper de moda verde mint, combinan a la perfección el toque fresco y alegre con la capacidad de fomentar el relax.

Aunque también, un verde más oscuro, que juegue con blancos o tonos tierra, queda genial y favorece un entorno de descanso. ¿Otra idea de colores relajantes para dormir que combinen con el verde?… por ejemplo, el blanco con un papel pintado con motivos florales en verdes u opta por un bonito tono aguamarina, una relajante y bonita combinación entre azules y verdes, perfecta para dormitorios.

Gris

Si crees que los grises son tonos fríos y ‘tristes’ te equivocas, porque son una excelente opción a tener en cuenta entre los colores más relajantes para dormitorios de adultos. El gris claro, o sutilmente plateado, puede combinarse con casi cualquier otro color y se adapta a cualquier estilo decorativo a la perfección, creando espacios que ganan en amplitud y resultan tan confortables como relajantes.

También los tonos más oscuros, estratégicamente situados y sin abusar de ellos, logran efectos similares y resultan especialmente elegantes en dormitorios de estilo moderno. Imagina, por ejemplo, un dormitorio en blanco o verde suave en el que destaque una única pared (preferentemente la del cabecero) en gris intenso… ¡relajante y original!

Rosado

El rosado es todo un clásico como tono para crear ambientes suaves y relajantes en dormitorios. El rosa palo efecto empolvado es el más aconsejable, sobre todo combinándolo con blancos o grises. Esta gama de tonos suaves transmiten dulzura y tranquilidad; por eso, los rosas se utilizan especialmente como los colores relajantes para dormitorios de niños.

Además, quedan especialmente bien en dormitorios donde predomine un estilo rústico o natural, con muebles en madera y elementos en fibras naturales como el mimbre. Para lograr en dormitorios infantiles un ambiente que invite al descanso es también una opción siempre acertada.

Beige

¿Cuál es el color más relajante para una habitación? Todos los de la tonalidad tierra suaves como: arena, camel o beiges. Las tonalidades de esta gama son una apuesta segura entre los colores más relajantes para dormitorios de adultos o de niños.

Su elegancia y discreción hacen que siempre queden bien como marco que te va a permitir arriesgar con el mobiliario y los elementos decorativos que más te apetezcan. Para que la habitación resulte más alegre y acogedora, lo ideal es combinar dos intensidades de marrones al menos, por ejemplo: un beige intenso con un tono camel.

Malva

¿Cuál es el color más relajante y divertido? Si te apetece dar a tu habitación un toque original y distinto pero sin estridencias para que el dormitorio invite al relax, las tonalidades malvas son una excelente alternativa a los colores neutros.

Tanto en pintura para paredes como en decorativos papeles pintados, los lilas suaves aportan calidez y añaden a la habitación un punto de sofisticación que permite disfrutar de un dormitorio acogedor y elegante. Solos o jugando con blancos y tonos vainilla o crema, los malvas van a favorecer un buen descanso.

Amarillo suave

Aunque los amarillos no suelen aparecer como primera opción a la hora de pintar un dormitorio, hay que reivindicar que sí pueden entrar en la lista de los colores más relajantes, siempre que se trate de tonos suaves, que recuerdan la luz y al calor del sol logrando así un espacio de transmite la tranquilidad necesaria para empezar a disfrutar de un placentero sueño.

Información: unCOMO

- Publicidad -