El famoso tiburón protagonista de la película de Spielberg se exhibirá en el Museo de la Academia de Hollywood

155
La pieza de fibra de vidrio es la única versión restante creada para la clásica película de 1975. Foto: AMPAS

En 1975 Steven Spielberg preparaba un film con varios contratiempos: una producción demasiado costosa y que proyectaba un futuro desalentador para sus realizadores que le exigían justificar sus inversiones con las recaudaciones del estreno. 

Pese a todo pronóstico negativo, “Tiburón” marcó un hito en la historia cinematográfica y con una premisa simple se convertiría en la antecesora de muchas mega producciones que se estrenarían en verano y para cautivar a las audiencias. 

Fue la primera película en superar los cien millones de dólares en recaudación en los Estados Unidos durante su estreno original, lo que luego sobrepasaría “Star Wars”, dos años después, 1977. Y además creó un género el “blockbuster veraniego” (películas destructoras, aquellas que sí, la rompían), que la conservó en la historia como una película de culto y a la vez de las más taquilleras. 

A 45 años de su estreno, la última réplica que se realizó sobre el monstruo de Spielberg se exhibirá en el Museo de la Academia de Hollywood cuando esté listo para abrir sus puertas al público. “Bienvenido a casa, Bruce”, celebraron las redes sociales del museo difundiendo las primeras imágenes de la criatura marina en su techo que lleva el nombre en homenaje a Bruce Ramer, abogado del cineasta que concibió el film. 

Pesa casi 550 kilos y mide 7,6 metros y ahora se ubica sobre las escaleras mecánicas del lugar. Obra del reconocido especialista de efectos especiales y maquillaje Greg Nicotero (“The Walking Dead”), tras siete meses de restauración. 

Esta cuarta réplica fue realizada con el molde original una vez que la película se había consagrado y dado que los tres tiburones blancos mecánicos diseñados por el director de arte, Joe Alves, fueron destruidos cuando culminó el rodaje y su producción. 

Según trascendió, Bruce permaneció durante 15 años en Universal Studios, hasta que fue arrumbado  en un basurero de Sun Valley donde pasó los 25 años siguientes. Fue Nathan Adlan, heredero del negocio de su padre, quien lo donó al museo en 2016. 

“Una de las cosas maravillosas del Museo de la Academia de Cine es que tenemos acceso a miembros de todas las áreas de la industria. Podemos recurrir a cualquiera que haya trabajado en la película de la cual es el artefacto o que saben lo suficiente sobre la proveniencia y trabajo que se hizo como para ayudarnos a restaurarlo. Estamos en una posición increíblemente privilegiada”, celebró el director del museo, Bill Kramer, a la agencia AP. 

“Tiburón” se inspiró en la novela homónima de Peter Benchley y se convirtió en la primera gran mega producción que daría paso a las millones que siguieron después acompañadas por una notable campaña de difusión y promoción. Además de ser reconocida por el trabajo de John Williams para crear un sello propio en la banda sonora, lo que le valió un Premio Oscar. Conservar y exhibir la historia, que continúa siendo parte de la nuestra. 

Con información de Filo.news