Abruptamente son desalojados grupos de inmigrantes en parís

139
Un grupo de trabajadores humanitarios se enfrenta a la Policía en París. Foto: EP

Ante las “impactantes” imágenes, Gérald Darmanin, ministro del Interior, ha solicitado un informe sobre la operación policial. 

A base de empujones, patadas y golpes, la policía desmanteló este martes un campamento de inmigrantes instalado en la céntrica Plaza de la República, en el corazón de París. Unas 500 tiendas de campaña fueron instaladas a última hora de la tarde para dar refugio a cientos de inmigrantes, la mayoría de origen afgano, sin hogar en mitad de la crisis sanitaria, pero la instalación fue rápidamente desarmada por los cuerpos de seguridad. La violencia de la operación policial ha sorprendido incluso al ministro del Interior, Gérald Darmanin 

“Algunas de las imágenes de la dispersión del campamento ilegal de migrantes en la Plaza de la República son impactantes. Acabo de solicitar un informe detallado sobre la realidad de los hechos al prefecto de Policía para mañana al mediodía. Tomaré decisiones en cuanto lo reciba”, escribió el ministro en su cuenta de Twitter. Movilizada por el propio Darmanin, la Inspección General de la Policía Nacional (IGPN) será la encargada de investigar los detalles de la actuación policial. 

Los vídeos de la evacuación circulan a través de las redes sociales. Tiendas de campaña amontonadas y deterioradas, inmigrantes sacados a la fuerza mientras descansan en el interior de sus habitáciones de plástico, activistas y periodistas empujados por los agentes de policía. 

“Es urgente, indispensable e indiscutible que los migrantes del campamento de Saint Denis que permanecen en la calle sean acogidos. Es una cuestión de honor para la República Francesa”, comentó la directora general de France Terre d’Asile, Delphine Rouilleault, en Twitter. En esta misma línea, Médicos sin Fronteras lamentó que “la única respuesta de las autoridades es la fuerza […] Y la fuerza, en tiempos de crisis sanitaria, no es aceptable”, sentenció Corinne Torre, responsable del organismo en Francia. 

Ante las críticas, la prefectura de la región de Île-de-France, encargada de la operación policial, justificó a través de un comunicado el desmantelamiento del refugio improvisado: “El establecimiento de tales campamentos, organizados por ciertas asociaciones, no es aceptable. Por lo tanto, la prefectura de policía dispersó inmediatamente esta ocupación ilegal del espacio público”. Un escueto discurso sin referencia alguna a la violenta estrategia puesta en marcha para llevar a cabo tal evacuación.