Museo del Teclado de Venezuela

“Recordemos que el Museo del Teclado ha sido, desde su fundación en 1973, un espacio para la exhibición y conservación de una importante colección de instrumentos de tecla (...) hoy cuenta con 43 instrumentos musicales, único en su género tanto en Venezuela como en América Latina”

0

Recientemente, tuve la honrosa experiencia de participar como jurado en la Escuela de Artes de la Universidad Central de Venezuela, junto con los distinguidos profesores Elías Castro y Juan Francisco Sans (tutor académico). En enero discutimos el “Catálogo digital de los cordófonos de tecla pertenecientes a la colección del Museo del Teclado” de Marco C. Troccoli E.; trabajo que obtuvo la mención honorífica por su aporte a la musicología en Venezuela. Este acto académico significó un genuino reencuentro con mi Escuela de Artes y con mis colegas de la UCV. Momento muy especial que me colmó de esperanza. Porque aun cuando las universidades han tenido que encarar el asedio de los devastadores gobiernos chavistas, asfixia económica y violencia contra todo signo de inteligencia, cultura y de civilidad democrática, no cabe la menor duda de que contamos con una comunidad universitaria de alto nivel académico, moral e intelectual, capaz de estar a la altura de los tiempos ante el desafío de reconstruir nuestra democracia.

Mozart y Brahms en el Museo del Teclado

El Museo del Teclado cuenta con instrumentos musicales invalorables desde una perspectiva histórica y musical. Para Marco Troccoli: “En este museo los instrumentos tienen una importante historia que contar. El famoso piano Streicher & Sohn donde Johannes Brahms compuso los lieder de Die Schöne Magelone. Un piano que se presume es de Wolfgang Amadeus Mozart y se conocen dos en el mundo: el de la Mozarthaus Vienna y el del Museo del Teclado de Caracas. Un piano Broadwood donado al museo por la Reina Elizabeth de Inglaterra gracias a la embajada de ese país en Caracas”.

Recordemos que el Museo del Teclado ha sido, desde su fundación en 1973, un espacio para la exhibición y conservación de una importante colección de instrumentos de tecla. Su nombre original fue el de Museo de Instrumentos de Teclado cuya colección inicial estuvo conformada por 25 piezas pertenecientes a la famosa pianista venezolana Rosario Marciano, quien además fue la primera directora del museo. El Museo del Teclado hoy cuenta con 43 instrumentos musicales, único en su género tanto en Venezuela como en América Latina.

El Museo del Teclado en la era digital

Marco Troccoli propuso en su estudio un museo virtual para los estudiosos de la musicología en Venezuela. “Nuestra propuesta de elaborar este catálogo razonado digital accesible en línea, conforme a los estándares observados en instituciones parecidas de gran prestigio internacional, nos permite conocer en detalle la colección del museo. Con el desarrollo de las tecnologías digitales, muchos renombrados museos de instrumentos musicales ofrecen un servicio de esta índole, que nos sirvieron de ejemplo para nuestro caso. Entre ellos podemos mencionar de manera muy particular el Museo della Musica di Venezia; el Museo de Instrumentos Musicales Dr. Emilio Azzarini; el Museo de Instrumentos Musicales de Hazen; el Museo de Instrumentos Musicales de Ureña, colección Luis Delgado y el Musical Instruments Museum Edinburgh”.

El Museo del Teclado se apoya en teorías que explican el funcionamiento conceptual y operativo de las redes sociales. Se observa en esta propuesta museística los lineamientos de la Inteligencia colectiva de Pierre Lévy, de la Convergencia Cultural de Henry Jenkins y de la Sociedad Red de Manuel Castells. Dicho de otra forma: se trata de un museo especializado que se integra a la sociedad de información y del conocimiento, que fomenta el trabajo colaborativo en las comunidades virtuales y que establece convergencia entre los cibernautas y la cultura musical.

Cuando Manuel Castells sentencia “la red es el mensaje”, inspirándose en la premisa “el medio es el mensaje” del pensador canadiense Marshall McLuhan, nos está diciendo que la red es un medio de comunicación y, por lo tanto, de interacción personal y organizacional. ¿Cuál es, pues, la especificidad de Internet? Según Castells “es la infraestructura tecnológica y el medio organizativo que permite el desarrollo de una serie de nuevas formas de relación social que no tienen su origen en Internet, que son fruto de una serie de cambios históricos pero que no podrían desarrollarse sin Internet”. Por lo tanto, los museos tienen que aprovechar todo el potencial de la sociedad informacional como magnífico espacio público capaz de articular lo físico y lo virtual.

Hoy podemos afirmar que el Museo del Teclado “suena en digital”, podemos decir también que su sede física en Caracas ya está globalizada. Esta web académica cuenta con un catálogo en línea de los 25 pianos con los que Rosario Marciano impulsó dicho museo. Es un catálogo que se apoya en los medios informáticos para estudiar, divulgar y preservar el patrimonio musical de la humanidad. Es un museo físico que da cuenta de una muestra virtual de la colección de pianos. Incorpora aspectos relevantes: la historia del museo, videos, publicaciones y las fichas catalográficas de los instrumentos.

La Escuela de Artes en el Museo

Marco Troccoli habla sobre el concepto académico del Museo del Teclado: “La idea de hacer un catálogo digital obedece a dos motivaciones. En primer lugar, permite el acceso público inmediato a dicho catálogo a través de la web. El catálogo se va a desarrollar en el Centro Digital de la Escuela de Artes de la UCV. Esto permitirá el escrutinio público y promoverá aportes, discusiones y debates sobre la colección, ausentes por completo en los cuarenta años de existencia del museo”.

La página web del Museo del Teclado está “en línea” con la pedagogía de la comunicación, con la interdisciplinariedad humanística y con la necesidad de fomentar la socialización del conocimiento. Uno, es notable la claridad conceptual de este catálogo digital que da cuenta de las características de los pianos. Dos, se hace evidente el diálogo académico entre las menciones Música y Artes Plásticas de la Escuela de Artes con el fin de lograr un producto acabado de alto nivel académico. Tres, es un espacio virtual propicio para fomentar diplomados en musicología y catalogación. Cuatro, vale tener en cuenta que un catálogo razonado según José Antonio Navarrete “no solo es un instrumento de clasificación y descripción del objeto, sino que revela su historia y lo sitúa en un cauce valorativo e interpretativo”. (Temas de museología, Fundación Museo de Bellas Artes, 1997).

Y para concluir, invitamos a nuestros lectores a seguir la nueva página del Museo del Teclado:

Escrito por Gustavo Hernández Díaz

- Publicidad -

Deja un comentario