La hora de los valientes

0

“Todo lo que está debajo del sol tiene su hora”, así lo expresan las sagradas escrituras y de alguna manera se suscribe esta conocida frase en cada uno de los momentos de más clímax en la maravillosa historia de la humanidad; en la actualidad Venezuela vive uno de los momentos más cruciales de los últimos años, si bien la tensión social parece haberse hecho más cotidiana de lo normal en los últimos 20 años, lo de estos últimos días es una situación excepcionalmente compleja y que exige de cada miembro de la sociedad una postura fuerte, consciente y coherente entre el rol que representa en la sociedad y sus acciones convertidas en obras y palabras.

Hemos llegado al “llegadero” como decimos en nuestro país cuando una situación está en su punto culminante y es hora de las decisiones importantes, los venezolanos indistintamente de nuestras preferencias políticas e inclinaciones ideológicas sabemos (aunque algunos no lo quieran reconocer en público) que es inevitable reconducir los destinos del país antes que las heridas se hagan más profundas y nos cueste aún más reconstruir un país hecho pedazos por la inoperancia de quienes embriagados de poder se aferran al mismo sin importar las consecuencias de su incapacidad y el aferramiento a un modelo que más que fracasado es una muerte lenta y dolorosa para el ciudadano de a pie que no encuentra por lado alguno el final de este túnel rojizo.

El heroísmo y valentía del pueblo que parió al Libertador de América es una de las virtudes que ensancha el pecho de cualquier venezolano dentro o fuera de nuestras fronteras, desde muy pequeños aprendimos en la escuela que la gesta de nuestros libertadores se sustentó en su valentía y capacidad para superar las adversidades incluso aquellas que parecían imposibles de librar; bastaría una hojeada a cualquier libro de historia para que cualquiera que no la conozca se prenda y admire del valor y gallardía de nuestra hazaña emancipadora.

No creo que existan en el mundo muchos pueblos que puedan adjudicarse un imaginario grupo sanguíneo colectivo como el nuestro: “Hijos de los libertadores”, aun así hoy parece que en un grupo “clave” de la sociedad esta adormecida esa conciencia libertaria que nos hace únicos e inmunes a cualquier forma de opresión, las calles están hablando, el rumor de los venezolanos de a pie se comienza a convertir en ruido que molesta, incomoda y desestabiliza a los que se creen dueños de la razón ¿Qué falta entonces?, sencillamente que los que tienen en sus manos el poder para cambiar lo que deba ser cambiado se sumen al colectivo y por encima de los intereses particulares asuman el hecho histórico de estar en el lugar indicado en el momento adecuado, no se vale hacerse el valiente después que los más vulnerables exponen el pecho y la vida por un mejor porvenir mientras ellos se resguardan en la seguridad de sus cargos, de sus canales, de sus medios, de sus privilegios…

La verdadera valentía reside precisamente en actuar cuando más dificultades hay, no cuando les quitan la “teta” de la cual mamaron y ahora cual niño malcriado comienzan a sacar los trapitos al sol de sus antiguos “amigos”, en esa valentía no creo, tampoco en la de los medios que priorizan los chismes, la farándula y las recetas de cocina con trufas y salmón como si el resto del país no estuviera pariendo para comprar un pan salado si es que le alcanza, se acabó el tiempo de las excusas, de la falsa diplomacia, no nos dejemos engañar por los que nos dañaron y apoyaron este desastre y ahora desde afuera se presentan como blancos corderos que nada tuvieron que ver con esta desgracia, los valientes están a la vuelta de la esquina, en la parada, en el banco, escuela, hospital, en el cuartel o con el micrófono en la calle, NO creo en la valentía de los que lanzan piedras desde fuera y luego esconden la mano, SÍ creo en la valentía de los que estando aquí enfrentando los miedos y las empresas aparentemente imposibles demostramos ser verdaderos hijos y herederos del “Hombre de las dificultades”.

Richard Rico
[email protected]

- Publicidad -
banner-728x90-ltp

Deja un comentario