Este 8 de septiembre se cumplen 366 años de la primera aparición de la Virgen de Coromoto

0
Nuestra señora de Coromoto

De acuerdo a las narraciones históricas, el 8 de septiembre de 1652 la imagen de la Virgen María se apareció ante el indígena Coromoto cuando éste atravesaba un riachuelo, por lo que de ahí deriva el nombre de la Patrona de Venezuela.

El Cacique de los indios Coromoto de las Tribus de los Cospes, en compañía de su mujer, se dirigía a una parte de la montaña donde tenía una tierra de labranza. Al llegar a una quebrada una hermosísima Señora de belleza incomparable, que sostenía en sus brazos un radiante y preciosísimo niño, se presenta a los dos indios caminando sobre las cristalinas aguas de la corriente. Maravillados éstos, contemplaban embelesados a la majestuosa Dama, que les sonríe amorosamente y habla al Cacique en su idioma, diciéndole que: “saliera a donde estaban los blancos para recibir el agua sobre la cabeza y así poder ir al cielo”.

La tribu, impactada por este acontecimiento, asumió la recomendación pero Coromoto no hizo lo mismo y por el contrario, prefirió adentrarse en la selva. Hasta que el día 11 de septiembre la Madre de Jesús se le apareció de nuevo para entregarle un pedazo de corteza de árbol con su imagen.

Desde ese momento, la Iglesia Católica decidió tomar esta segunda aparición como la fecha para la adoración de la Virgen de Coromoto, a la que en octubre de 1944 el Papa Pío XII, la declaró como “Celeste y Principal Patrona de Venezuela”.

Posteriormente, en 1996, el Papa Juan Pablo II la coronó en su visita al Santuario mariano en Guanare y el Papa Benedicto XVI elevó en 2006 al Santuario Nacional de Nuestra Señora de Coromoto a la categoría de Basílica Menor.

Con información de GV

- Publicidad -
banner-728x90-ltp

Deja un comentario