Conindustria no descarta otros cierres de empresas

0
Goodyear

El presidente de la Confederación Venezolana de Industriales (Conindustria), Juan Pablo Olalquiaga, no descarta el cierre de más empresas, como el cese de operaciones en Venezuela anunciado este lunes por el fabricante de llantas estadounidense Goodyear. “Vamos a hacer pública la encuesta del tercer trimestre donde te das cuenta que las pocas empresas que van quedando, 2 mil 500 empresas privadas industriales versus 12 mil 700 que habían, aunado al bajo nivel operativo, las empresas están diciendo que cada vez les quedan menos meses de oxígeno para seguir vivas (…) Sin duda esté proceso destructivo no ha parado, está en pleno curso y van a cobrar muchas empresas en los meses que tenemos por delante”.

En entrevista a César Miguel Rondón en el circuito Éxitos de Unión Radio, señaló que el cierre de Goodyear “es una tristeza más no una sorpresa. Creo que uno lo que tiene que hacer es preguntarse quién es el que pierde”.

“Los cauchos de Goodyear, junto con los de Pirelli que también cerró, venían a suplir necesidades a todos los venezolanos, a aquellos que tenemos carro y a los que andan en transporte público. Cuando cierran todos vamos perdiendo, esa es la gran  tristeza y rabia que debemos sentir hoy todos los venezolanos”, precisó.

Aclaró que los trabajadores de Goodyear, sí han recibido sus prestaciones como asegura la empresa, solo se enfrentan al desempleo. “Lo que van perdiendo es su posibilidad de generar ingresos, sus posibilidades de acceder a nuevos trabajos; se unen al millón y medio de otras personas que a lo largo de estos años han quedado cesantes, como trabajadores directos o indirectos”.

Olalquiaga considera que este cierre de empresas se da debido a la especie de “anarquía” que se vive en el sector económico. “Las empresas simplemente se quedan sin posibilidades de poder operar. Aquí hay un proceso de arquitectura que va restringiendo la actividad económica del sector privado pero además hay una cantidad importante de desaciertos”.

Para Olalquioaga, la hiperinflación es la repuesta a todos estos desaciertos. “El control de cambio, la falta de divisas, el haberle aumentado en estos momentos impuestos a las empresas y cobrarlos semanalmente, entendiendo que esto descapitaliza y simultáneamente le subes el encaje a la banca, restringiendo la capacidad de financiamiento”.

“La combinación de altísima inflación con descapitalización y falta de acceso al financiamiento, designa un estrangulamiento muy fuerte. Hay un proceso mediante el cual se busca el cierre de la empresa privada que se magnifica ante la cantidad de desaciertos en materia de políticas públicas”, apuntó.

Sonia Pomenta Llaña

- Publicidad -
banner-728x90-ltp

Deja un comentario