20 habilidades fundamentales para los negocios que no se enseñan en las escuelas

0
Shutterstock

El verdadero aprendizaje comienza una vez que te gradúas de la escuela… en el mundo laboral. Existen muchas realidades laborales para las que la educación habitual no te prepara (esto quizás también se deba a que no pueda hacerlo). Ya sea hacerte camino y lidiar con las relaciones y el poder en la oficina, administrar tu tiempo, o lograr un equilibrio entre el trabajo y la vida, prepárate para aprender algunas cosas de la manera más difícil.

Habilidad para administrar el tiempo

Pasar la noche en vela para terminar un proyecto escolar realmente no cuenta como una habilidad para administrar el tiempo. De hecho, si continúas manteniendo esta costumbre, un deterioro del desempeño laboral y agotamiento son el panorama para un futuro no muy lejano. La Universidad de Kent te ayudad a dar los primeros pasos para administrar tu tiempo de manera eficaz; sus consejos abarcan desde saber plantear prioridades y establecer objetivos, hasta dividir tareas.

Aprendizaje durante toda la vida

Desafortunadamente, cuando muchos estudiantes se gradúan, renuncian a su deseo por aprender en pos de estar en el mundo real. Para realmente progresar, debes conservar la curiosidad genuina y comprometerte con la educación continua.

Aprende cuándo es necesario enfocarte y cómo ser un estudiante de por vida en este artículo de la revista Greater Good de la Universidad de California en Berkeley; en este también se explica cuándo enfocarse de manera intencional o dejar que la mente divague, y cómo practicar de manera eficaz.

Administración del dinero

En ocasiones, los estudiantes en bancarrota se convierten en adultos que trabajan pero que son insolventes, debido a que nunca aprendieron a administrar el dinero de manera apropiada. ¿Cómo se hace para establecer un presupuesto, reembolsar la deuda estudiantil, aprender a usar las tarjetas de crédito con prudencia, o revisar y comprender el informe crediticio? Mapping Your Future, una organización sin fines de lucro que ofrece asesoría financiera para los estudiantes y sus familias, cuenta con recursos que pueden serte de ayuda.

Habilidades de negociación

Las habilidades de negociación son necesarias no solo para viajar a los zocos de Marruecos. Conseguir un empleo, recibir el salario adecuado, lograr establecer términos favorables para un préstamo, hacer que un niño difícil obedezca son tan solo algunos ejemplos de aquellas situaciones en las que aprender a negociar es algo fundamental.

La Escuela de Derecho de Harvard ofrece sabios consejos sobre cómo cultivar la relación con el cliente, escuchar de manera activa y formular buenas preguntas, y sobre otras “habilidades de negociación que debes aprender a fin de alcanzar el éxito”.

Trazado de metas profesionales razonables

A menos que tengas un mentor o un empleador caritativo y excepcionalmente bien organizado, quizás no sepas con claridad cómo llegar desde el punto A hasta el B en tu carrera profesional.

¿Dónde quisieras estar en los próximos cinco años, profesional y personalmente, y cómo es posible llegar a eso que pretendes? ¿Y cuál es el plazo razonable para cada paso a lo largo de esta travesía? Inc. ofrece una perspectiva sobre “cómo trazan metas profesionales las personas exitosas”.

La redacción de documentos para la oficina

En las instituciones académicas enseñan a escribir prosa académica. No obstante, esto no te será útil en el mundo real, ya que deberás aprender a comunicarte con claridad, económica y eficazmente, ya sea mediante un correo electrónico, un memorando o un informe (¡y no es necesario incluir citas!).

Aquí te ofrecemos algunos sabios consejos sobre cómo aprender a redactar correos electrónicos claros y profesionales, y también aprenderás a no excederte de cinco oraciones.

El trabajo con distintas destrezas

Los estudiantes que forman parte de un equipo tienden a usar las mismas habilidades para completar distintas partes de un único proyecto. Esto no es lo mismo que el trabajo en equipo interdisciplinario, en el cual podrían reunirse, por ejemplo, un ingeniero, un diseñador, un contador, un especialista en control de calidad, un redactor creativo y otras personas que trabajan en el mismo proyecto.

Aprender a trabajar con personas que dominan distintos campos de conocimientos y que tienen diferentes puntos de vista es una destreza necesaria pero difícil de adquirir.

Redes de contacto

En ocasiones, las personas a las que conozcas son más importantes que el conocimiento que tú tengas. Cómo formar una red de conocidos y entablar relaciones profesionales es una habilidad que debes adquirir para progresar. Tu inteligencia emocional, moral y “corporal” podrían ser más importantes que tu coeficiente intelectual real en cuanto a alcanzar el éxito desde el punto de vista profesional.

Habilidades de liderazgo

Si bien tomar la iniciativa en un proyecto escolar, y asumir las funciones de los compañeros que no cooperan, es un buen comienzo, ser un líder eficaz implica mucho más que eso. Encontrar un verdadero sentido de propósito, aprender a empoderar a los demás, ser una esponja que absorbe conocimiento y mantenerse abierto a usar nuevas herramientas son algunas de las habilidades que debes desarrollar.

La incorporación de sugerencias

Sí, en la escuela, los maestros corrigen los deberes escolares y hacen comentarios constructivos. No obstante, estas son, en su mayoría, sugerencias que tú solo aplicas en tareas futuras. No es lo mismo que aceptar las correcciones profesionales sobre un proyecto que deberás absorber, analizar y aplicar para poder completar el trabajo.

Deberás aprender a realmente escuchar y poner en práctica las sugerencias —sean constructivas o negativas— brindadas por tu jefe, los clientes, los miembros del equipo y los consumidores.

Las relaciones y el poder en la oficina

Nada puede prepararte realmente para la dinámica interpersonal de un entorno laboral: el cotilleo alrededor del expendedor de agua, los egos frágiles, los jefes que controlan de manera excesiva, las personas que se adjudican el crédito por tu trabajo, los celos con respecto al éxito profesional… y la lista continúa. No obstante, leer un poco sobre cómo lidiar con las relaciones y el poder en la oficina no le hace daño a nadie.

La escucha real

Para tener éxito en los negocios (y en la vida) debes aprender a escuchar de verdad a las personas. Un artículo del periódico USA Today señala lo siguiente: “Las personas de negocios exitosas saben escuchar de manera activa. Les transmiten a los clientes y a los colegas que no solo los escuchan, sino que también comprenden sus deseos, necesidades y temores”.

Parte de la escucha activa consiste en prestar atención al lenguaje corporal no verbal y en resistirse a la tentación de formular una respuesta.

La aceptación del fracaso

Desde luego, todos deseamos tener éxito en nuestra vida profesional. Pero el fracaso en algunos aspectos de nuestros empleos, o en el trabajo en sí mismo, es inevitable. Lo que diferencia a una persona que aprende y crece de aquella que da vueltas siempre sobre lo mismo es la capacidad de aceptar el fracaso sin recriminarse ni enredarse en el juego de la culpa. Aprende de los errores, ya que esto te hará más fuerte a medida que avances.

El manejo del estrés

Sí, los estudiantes sufren estrés en la universidad, debido a las cargas de tarea que exceden sobremanera las obligaciones de la escuela secundaria. Pero imagina esto multiplicado: las fechas de entrega, el estrés por hacer varias tareas a la vez en el lugar de trabajo, y no contar con las largas vacaciones de verano ni con los recesos de invierno para aliviar las tensiones. El estrés laboral puede destruir matrimonios y deteriorar la salud. Por ello, debes aprender a controlarlo de manera eficaz.

La resolución de conflictos

Tener encontronazos con otras personas es inevitable en el lugar de trabajo. Por tal motivo, aprender a lidiar con el conflicto, resolverlo e incluso convertirlo en algo positivo es una importante habilidad para aprender.

La resolución exitosa de conflictos requiere no huir del problema, apartar un momento para dialogar sobre la cuestión, escuchar con detenimiento lo que la otra persona tiene para decir, encontrar puntos en común para llegar a un acuerdo y aprender a perdonar las injusticias percibidas.

Mercadotecnia básica

Debes aprender a conocer cuál es tu marca personal y cómo comercializarla, sobre todo si serás un trabajador autónomo o un emprendedor.

Pero incluso dar los primeros pasos en el establecimiento de una empresa puede ser sumamente competitivo, por lo que deberás sacar a relucir lo mejor de ti, ya sea mediante un currículo bien confeccionado, un sitio web personal o destrezas superiores en una entrevista.

Lectura veloz

Algunos empleos exigen que leas e investigues cantidades masivas de información. Pronto te encontrarás leyendo por encima, presa del pánico por mantenerte al día. Por ello, aprende a leer rápido de manera eficaz, con la ayuda de estrategias que consisten en ver los bloques de palabras como un todo en lugar de leerlas una por una, en no “escuchar” las palabras a medida que las lees y en evitar leerlas de manera lineal.

Codificación

El mundo está gobernado por ordenadores y por las personas que codifican sus programas. Si bien la codificación podría no formar parte de la descripción de tu empleo, aprender algunas habilidades relacionadas te ayudará a comprender qué es lo que hace funcionar el sistema y te aportará una ventaja estratégica. Existen muchos sitios donde puedes adquirir habilidades para codificar o, incluso, puedes aprenderlas por tu propia cuenta.

Aceptación de la responsabilidad

A veces, es inevitable echar algo a perder. Así es que no intentes desviar la culpa ni inventar excusas. Admite tus errores y aprende de ellos; los buenos jefes y colegas sabrán comprenderte y te respetarán por ello. Es imposible aprender y crecer sin asumir la responsabilidad de tus acciones. Y resulta liberador darse cuenta de que nadie llegará para ayudarte; debes hacerlo tú mismo.

Equilibrio entre el trabajo y la vida

Una vez que comienzas a formar parte de un entorno laboral, es fácil permitir que el empleo comience a apoderarse de tu vida, ya sea que te atengas a los horarios o no. Los jefes que envían correos electrónicos a toda hora, plazos de entrega irreales y fines de semana repletos de tareas laborales pueden llegar a convertirse en una constante en tu vida.

Debes aprender a priorizar tus necesidades personales y tus relaciones para lograr un equilibrio entre el trabajo y la vida, lo que, en última instancia, te convertirá en un mejor trabajador y en una mejor persona.

Escrito por Peter Giffen

- Publicidad -
banner-728x90-ltp

Deja un comentario